VIRGEN de FÁTIMA

A topnotch WordPress.com site

PROCESION CON LA VIRGEN DE FATIMA- OCTUBRE 2013

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Anuncios

CÚBRENOS CON TU MANTO

Madre querida acógeme en tu regazo, cúbreme con tu manto protector y con ese dulce cariño que nos tienes a tus hijos aleja de mí las trampas del enemigo, e intercede intensamente para impedir que sus astucias me hagan caer. A Ti me confío y en tu intercesión espero. Amén.

ORACIÓN


Madre querida acógeme en tu regazo, cúbreme con tu manto protector y con ese dulce cariño que nos tienes a tus hijos aleja de mí las trampas del enemigo, e intercede intensamente para impedir que sus astucias me hagan caer. A Ti me confío y en tu intercesión espero. Amén

LA DEVOCIÓN DE LOS PRIMEROS CINCO SÁBADOS

Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón

En su tercera aparición en Fátima el 13 de julio de 1917, la Santísima Virgen anunciaba que vendría una vez más a pedir la Comunión Reparadora de los Primeros Sábados.

Años más tarde, cuando Lucía ya se encontraba en la Casa de las Religiosas Doroteas, en Pontevedra (España), Nuestra Señora la visitaba nuevamente y también a su lado, sobre una nube luminosa, estaba el Niño Jesús:

Mira, hija mía, mi Corazón rodeado de espinas que los hombres ingratos, en cada momento, me clavan con blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, procura consolarme y di que a todos aquéllos que :
• durante 5 meses – en el primer sábado –
• se confiesen,
• reciban la Sagrada Comunión,
• recen el Rosario y
• me hagan 15 minutos de compañía meditando sobre
los Misterios del Rosario, con el fin de desagraviarme,
Yo prometo asistirlos en la hora de la muerte con todas las gracias necesarias para su salvación.

¿Por qué 5 sábados?

Después de que Lucía pasara unos momentos en oración, Nuestro Señor le revelaba la causa de ser 5 los sábados de reparación:

Hija mía, la razón es sencilla: se trata de 5 clases de ofensas y blasfemias proferidas contra el Inmaculado Corazón de María :

1ª – Blasfemias contra su Inmaculada Concepción.
2ª – Contra su virginidad,
3ª – Contra su Maternidad Divina, rehusando al mismo tiempo recibirla como Madre de los hombres.
4ª – Contra los que procuran públicamente infundir en los corazones de los niños, la indiferencia, el desprecio y hasta el odio hacia la Madre Inmaculada.
5ª – Contra los que la ultrajan directamente en sus sagradas imágenes

REGALANOS TODO MADRE….

Regálanos Madre Amada tu pureza y humildad
y la bella transparencia de tu alma virginal.
Regálanos tu mirada, la dulzura de tu amor,
la fe que espera en las pruebas y agradece en el dolor.
Regálanos tu silencio para saber escuchar
la suave Voz de tu Hijo que habla en la intimidad.
Regálanos Madre Tierna tu continua docilidad
para dar como tú siempre el “sí” de la generosidad.
Regálanos tus palabras, tus gestos, tu caridad,
que tengamos tus entrañas llenas de amor y bondad…
Las mismas Madre que un día se hicieron cielo de Dios,
de Aquel Fruto Bendito que nos dio la salvación.
Regálanos todo Madre porque en Ti la Vida está
y llévanos de tu mano a gozar la eternidad

LAS CUATRO LÁMPARAS DE ADVIENTO


Adviento: cuatro semanas. El adviento viene a encender progresivamente nuestras lámparas, como hacemos con la corona de Adviento, para que el Señor no nos encuentre dormidos.

Primera lámpara: la del deseo, la del amor. Decimos: Ven, pero ya sabemos que no siempre nuestro corazón y nuestros labios están en sintonía. El deseo es hijo de la pobreza. Necesitamos que venga Jesús a sacarnos de nuestra miseria. Y es hijo del amor. Deseamos que venga Jesús porque lo amamos más que a nadie.

Segunda lámpara: la esperanza. Es lo más característico de este tiempo. Podría ser que, ante la multitud de problemas que nos rodean, perdiéramos al confianza y la alusión.

Tercera lámpara. La fe. Es creer y acoger, es ponerse en las manos del otro y decir incondicionalmente SÍ, como María.

Cuarta lámpara: la oración. Orar es permanecer constantemente en la presencia de Dios. Es llenarse del Evangelio y proclamarlo.

«Señor, me cansa la vida, tengo la garganta ronca de gritar sobre los mares, la voz de la mar me asorda. Señor, me cansa la vida y el universo me ahoga. Señor, me dejaste solo, solo, con el mar a solas». (Antonio Machado)

La Iglesia convoca a todo el mundo a levantar los ojos, a estar despiertos. Tened cuidado de que no se os embote la mente con el vicio, la bebida y los agobios de la vida

RUEGA POR NOSOTROS VIRGEN DEL ADVIENTO

REFLEXION PARA ESTA NAVIDAD

“Cristo Jesús, siendo de condición humilde, se despojó de sí mismo”

Se despoja de su capa de poder y se desprende como un niño, en la pobreza y la humildad. Se despoja de riqueza y se dá con generosidad, se despoja de justicia y se llena de Misericordia, se despoja de gloria y se viste de humildad….

Todo esto es la Navidad. Por eso es Navidad, cuando vives desprendido y sonríes.

Es navidad cuando compartes tu pan con quien lo necesita

Es navidad cuando das tu tiempo al que lo necesita

Es navidad cuando en Belén una estrella brilla más, es tu alegría, tu dulzura, tu caridad.

El evangelio esta Navidad nos habla de sencillez, humildad y alegría. En la cueva de Belén todos podemos estar si sabemos sentar a nuestro lado al que sufre, al que llora y al que no tiene nada. Entonces será Navidad.

Las luces, el árbol, el río, el portal, no tienen sentido si en tu corazón no abres los ojos a los que están solos, porque no tienen o no pueden. No busque s más porque ahí está la Navidad.

Regala una sonrisa al hermano, una palabra cariñosa, una mirada acogedora, entonces habrá llegado para tí la Navidad.

Regala una canción compartida, una cena sencilla a los que no tienen, entonces verás como es Navidad.

El niño del portal ha nacido, yo no tengo grandes cosas, ofrécele tu cariño, tu mirada y verás como Él te sonríe. Entonces será para tí Navidad.

Mira siempre a las estrellas del cielo , pues ahora brilla con una fuerza especial, porque el Rey del Cielo ha nacido, porque es Navidad.

Él está viendo tu actuar y se alegra porque comprendes el sentido de la Navidad.

NOVENA A LA INMACULADA EN EL AÑO DE LA CANONIZACIÓN DE SANTA CARMEN SALLÉS

En este año de la canonizacón de Madre Carmen Sallés,  queremos vivir el itinerario de fe, acompañando a MAría en estos nueve días, haciendo una pequeña reflexión:

30/11/12

LA FE DE MARÍA

La fe de María es una vigilancia constante, una confianza puesta siempre en Jesús

¡Ayudame Madre a vivir con fe y con entrega todos mis actos!

01/12/12

LA HUMILDAD DE MARÍA

Su humildad en este día es un acercamiento a ella en los acotecimientos pequeños y sencillos

¡Ayudame Madre a vivir humilde dando amor al que tengo cerca!

02/12/12

VIGILAR

Estad siempre despiertos, como MAría que estuvo vigilante para ver que le pedía Jesús.

Le pedimos a ella que este tiempo de Adviento lo vivamos en actitud de vigilar y de estar despiertos.

03/12/12

LA PUREZA

La Virgen fue pura, porque desde su nacimiento no tenía pecado original.

¡Ayúdame madre a vivir pura y casa de pensamientos y palabras, que sean mis acciones obras buenas para los demás.

04/12/12

LA HUMILDAD

La humildad de MAría es una virtud que cada uno de nosotros tenemos que imitar, que nuestra humildad sea vivir siempre en disposición para los demás y con su ayuda lleguemos a ser fiel a Jesús cada día

05/12/12

LA ORACIÓN

María era una mujer orante, que vive para escuchar en su corazón la voz del PAdre. Se reúne con sus discípulos a orar.

¡Ayúdame María a ser una persona de oración y saber sacar unos minutos al día para tí!

06/12/12 (fIESTA DE LA fUNDADORA CONCEPCIONISTA)

MUJER DE CORAJE

Carmen Sallés fue una mujer fuerte y valiente que supo estar disponible para cumplir la voluntad de Dios. Vivamos este día cerca de Dios y de María con la frase ¡Siempre adelante, Dios Proveerá!

07/12/12

SILENCIO

“En el silencio me encontrarás”. María sabe hacer silencio y escuchar la voz del Padre…. Busquemos entonces el el corazoón y llenemoslo de Amor de Dios. Acerquémonos a Jesús con el corazón.

Nos vamos a preparar para vivir la Vigilia de la Inmaculada, todos alrededor de María, con sus palabras…”Hagase en mí según tu Palabra”

08/12/12

INMACULADA

Hoy es la fiesta de la Virgen Inmaculada y nos queremos unir de una manera muy especial a toda la familia concepcionista, prencipalmente a sus religiosas que hoy renuevan sus votos y dicen si a Jesús en una entrega generosa. Pidamos hoy por cada una de ellas.

 

 

EL MENSAJE PROFETICO DE FÁTIMA CONTINÚA VIVO

Ayer sábado día 20 de octubre, estuvo en nuestra parroquia D. JAIME VILALTA BERBEL, autor del libro EL MENSAJE PROFETICO DE FATIMA CONTINUA VIVO (EL SECRETO DE FATIMA) en su 5ª Edición.

En su conferencia nos explicó que los secrétos de fátima como habitualmente estamos acostumbrados a oir no es sino ¡uno solo! pero dividido en tres partes, las cuales nos explicó muy amenamente.

Fue el propio Santo Padre Benedicto XVI quien el 13 de Mayo 2010, nos recordó y afirmó durante la homilía de la Santa Misa solemne en el Santuario de Fátima que:

“¡ El Mensaje profético de Fátima continua vivo !” y que “la misión de Fátima no ha terminado… Se engañaría quien pensase que la misión profética de Fátima haya concluido”

Por eso este hombre con sus palabras y su amor a la virgen cautivó a todos los que estabamos allí presentes y nos comunicó lo mismo que la Virgen a los pastorcillos allí en Cova da Iría que hiciésemos mucha oración y penitencia .

VIRGEN DE FATIMA EN LA PARROQUIA

EL PASADO DÍA 16 DE OCTUBRE, CELEBRANDO LA ÚLTIMA APARCIÓN DE LA VIRGEN DE FÁTIMA, SE REZÓ EL SANTO ROSARIO A CARGO DE LOS MÁS PEQUEÑOS DE LA PARROQUIA Y DON LUIS CELEBRÓ LA SANTA MISA DONDE ACOMPAÑARON CON SUS CANTOS EL CORO PARROQUIAL.

JUANI, LA PRESIDENTA DE LA ASOCIACIÓN QUIERE DAR LAS GRACIAS DESDE AQUÍ A TODOS LOS QUE HAN COLABORADO CADA MES DESDE MAYO A OCTUBRE, BIEN CON SUS REZOS, SUS CANTOS, SUS TRABAJOS O CON SUS DONATIVOS A QUE TODO SALIERA ESTUPENDAMENTE Y SOBRE TODO QUIERE ANIMAR A TODAS LAS PERSONAS DE LA PARROQUIA A QUERER CADA DÍA MÁS A  NUESTRA MADRE LA VIRGEN DE FÁTIMA, ELLA NOS ESPERA CON LOS BRAZOS ABIERTOS A QUE VAYAMOS CON NUESTRAS ILUSIONES Y NUESTRAS TRISTEZAS, NUESTROS GOZOS Y NUESTRAS PENAS,. SÓLO TENEMOS QUE IR A SU CAPILLA Y MIRARLA Y ELLA CON SU MIRIADA MATERNAL SE ALEGRARÁ CON NOSOTROS O NOS CONSOLARÁ Y NOS ALENTARÁ PARA SEGUIR LUCHANDO CADA DÍA EN NUESTRO CAMINAR.

¡INVOCA A MARÍA!

“¡Oh tú que te sientes lejos de la tierra firme, arrastrado por las olas de este mundo, en medio de las borrascas y de las tempestades, si no quieres zozobrar, no quites los ojos de la luz de esta Estrella, invoca a María!.

“Si se levantan los vientos de las tentaciones, si tropiezas en los escollos de las tribulaciones, mira a la Estrella, llama a María.

“Si eres agitado por las ondas de la soberbia, si de la detracción, si de la ambición, si de la emulación, mira a la Estrella, llama a María.”Si la ira, o la avaricia, o la impureza impelen violentamente la navecilla de tu alma, mira a María.”Si, turbado a la memoria de la enormidad de tus crímenes, confuso a la vista de la fealdad de tu conciencia, aterrado a la idea del horror del juicio, comienzas a ser sumido en la sima del suelo de la tristeza, en los abismos de la desesperación, piensa en María.

“En los peligros, en las angustias, en las dudas, piensa en María, invoca a María. No se aparte María de tu boca, no se aparte de tu corazón; y para conseguir los sufragios de su intercesión, no te desvíes de los ejemplos de su virtud.

“No te extraviarás si la sigues, no desesperarás si la ruegas, no te perderás si en Ella piensas. Si Ella te tiende su mano, no caerás; si te protege, nada tendrás que temer; no te fatigarás, si es tu guía; llegarás felizmente al puerto, si Ella te ampara”.

San Bernardo de Claraval

LA FUERZA DEL ROSARIO

A lo largo de la historia, se ha visto como el rezo del Santo Rosario pone al demonio fuera de la ruta del hombre y de la Iglesia. Llena de bendiciones a quienes lo rezan con devoción. Nuestra Madre del Cielo ha seguido promoviéndolo, principalmente en sus apariciones a los pastorcillos de Fátima.

El Rosario es una verdadera fuente de gracias. María es medianera de las gracias de Dios. Dios ha querido que muchas gracias nos lleguen por su conducto, ya que fue por ella que nos llegó la salvación.

Todo cristiano puede rezar el Rosario. Es una oración muy completa, ya que requiere del empleo simultáneo de tres potencias de la persona: física, vocal y espiritual. Las cuentas favorecen la concentración de la mente.

Rezar el Rosario es como llevar diez flores a María en cada misterio. Es una manera de repetirle muchas veces lo mucho que la queremos. El amor y la piedad no se cansan nunca de repetir con frecuencia las mismas palabras, porque siempre contienen algo nuevo. Si lo rezamos todos los días, la Virgen nos llenará de gracias y nos ayudará a llegar al Cielo.

María intercede por nosotros sus hijos y no nos deja de premiar con su ayuda. Al rezarlo, recordamos con la mente y el corazón los misterios de la vida de Jesús y los misterios de la conducta admirable de María: los gozosos, los dolorosos, los gloriosos y los luminosos. Nos metemos en las escenas evangélicas: Belén, Nazaret, Jerusalén, el huerto de los Olivos, el Calvario, María al pie de la cruz, Cristo resucitado, el Cielo, todo esto pasa por nuestra mente mientras nuestros labios oran

EL ÁNGELUS

V. El Ángel del Señor anunció a María.
R.
Y concibió por obra del Espíritu Santo.
Dios te salve, María… Santa María…

V. He aquí la esclava del Señor.
R. Hágase en mí según tu palabra.
Dios te salve, María… Santa María…

V. Y el Verbo se hizo carne.
R.
Y habitó entre nosotros.
Dios te salve, María… Santa María…

V. Ruega por nosotros, santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo.

Oremos:
Derrama, Señor, tu gracia sobre nosotros, que, por el anuncio del Ángel, hemos conocido la encarnación de tu Hijo, para que lleguemos, por su pasión y su cruz, a la gloria de la resurrección. Por Jesucristo, nuestro Señor.
R. Amén.

EL MAGNIFICAT

El Magnificat
-Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humildad de su esclava.Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí. Su nombre es Santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón. Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes. A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos despide vacíos.Auxilia a Israel su siervo, acordándose de su santa alianza según lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo como era en principio ahora y siempre por los siglos de los siglos.

Amén

REZA EL SANTO ROSARIO

REZA EL SANTO ROSARIO:

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor Dios Nuestro, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón de haberos ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta. Amén.

V. Abre, tu Señor mis labios.
R. Y mi boca cantará tus alabanzas.
V. Ven, oh Dios, en mi ayuda.       
R. Apresúrate Señor a socorrerme.

Gloria al Padre al Hijo y al Espiritu Santo,
como era en el principio ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

Comenzamos a rezar los misterios correspondientes a cada día.

Cada misterio consta de 1 Padrenuestro y 10 Avemarías, al acabar estos se reza:

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo como era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

Oh, Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, lleva todas las almas al Cielo, especialmente las más necesitadas. Amén.

María , Madre de gracia, Madre de misericordia, defiéndenos del enemigo y ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Y se continúa con el siguiente misterio.

 MISTERIOS:

Misterios Gozosos (lunes y sábado)
1. La encarnación del Hijo de Dios.
2. La visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel.
3. El nacimiento del Hijo de Dios.
4. La Presentación del Señor Jesús en el templo.
5. La Pérdida del Niño Jesús y su hallazgo en el templo.

Misterios Dolorosos (martes y viernes)
1. La Oración de Nuestro Señor en el Huerto de Getsemaní.
2. La Flagelación del Señor.
3. La Coronación de espinas.
4. El Camino del Monte Calvario cargando la Cruz.
5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor.

Misterios Gloriosos (miércoles y domingo)
1. La Resurrección del Señor.
2. La Ascensión del Señor.
3. La Venida del Espíritu Santo.
4. La Asunción de Nuestra Señora a los Cielos.
5. La Coronación de la Santísima Virgen.

Misterios Luminosos (jueves)
1. El Bautismo en el Jordán.
2. La autorrevelación en las bodas de Caná.
3. El anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión.
4. La Transfiguración.
5. La Institución de la Eucaristía, expresión sacramental del misterio pascual.

Después de cada misterio se dice: “Oh, Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, lleva todas las almas al Cielo, especialmente las más necesitadas”, según indicó la Santísima Virgen en su tercera aparición a los niños.

 Y al terminar los 5 misterios se reza:

Dios te salve, María, Hija de Dios Padre.
Dios te salve, María, Madre de Dios Hijo.
Dios te salve, María, Esposa de Dios Espíritu Santo.
Dios te salve, María, Templo y Sagrario de la Santísima Trinidad.
Dios te salve, María, concebida sin mancha de pecado original. Amén.


Letanía de la Santísima Virgen

Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad.
Cristo óyenos.
Cristo escúchanos.


A las siguientes respondemosTen misericordia de nosotros.

Dios Padre, creador del mundo.
Dios Hijo, redentor del mundo.
Dios Espíritu Santo.
Trinidad Santa un solo Dios.

A las siguientes respondemosRuega por  nosotros.

Santa María.
Santa Madre de Dios.
Santa Virgen de las vírgenes.
Madre de Cristo.
Madre de la Iglesia.
Madre de la divina gracia.
Madre purísima.
Madre castísima.
Madre intacta.
Madre incorrupta.
Madre inmaculada.
Madre amable.
Madre admirable.
Madre del buen consejo.
Madre del Creador.
Madre del Salvador.
Virgen Prudentísima.
Virgen digna de veneración.
Virgen digna de alabanza.
Virgen poderosa.
Virgen clemente.
Virgen fiel.
Espejo de justicia.
Trono de sabiduría.
Causa de nuestra alegría.
Vaso espiritual.
Vaso honorable.
Vaso insigne de devoción.
Rosa mística.
Torre de David.
Torre de Marfil.
Casa de oro.
Arca de la alianza.
Puerta del cielo.
Estrella de la mañana.
Salud de los enfermos.
Refugio de los pecadores.
Consoladora de los afligidos.
Auxilio de los cristianos.
Reina de los ángeles.
Reina de los patriarcas.
Reina de los profetas.
Reina de los apóstoles.
Reina de los mártires.
Reina de los confesores.
Reina de las Vírgenes.
Reina de todos los santos.
Reina concebida sin pecado original.
Reina del Santísimo Rosario.
Reina de la paz.

Ahora seguimos:

V.   Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.
R.   Perdónanos Señor.
V.   Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.
R.   Escúchanos Señor.
V.   Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.
R.   Ten piedad de nosotros.

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios. No desoigas nuestras súplicas en las necesidades que te presentamos, antes bien, líbranos siempre de todos los peligros Virgen gloriosa y bendita.

V.  Ruega por nosotros Santa Madre de Dios.
R.  Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

Concédenos, Señor, a nosotros, tus siervos, gozar de perpetua salud de alma y cuerpo y por la gloriosa intersección  de la Bienaventurada siempre Virgen María vernos libres de las tristezas de esta vida y gozas de las alegrías eternas. Por Jesucristo nuestro Señor.  Amén.

NOVENA A LA VIRGEN DE FATIMA


 

OFRECIMIENTO PARA TODOS LOS DÍAS

¡Oh Dios mío! Yo creo, adoro, espero y os amo. Os pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no os aman.

¡Oh santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo! Yo os adoro profundamente y os ofrezco el preciosísimo cuerpo, sangre, alma y divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes con que El es ofendido; y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón e intercesión del Inmaculado Corazón de María, os pido la conversión de los pecadores.


ORACIÓN PREPARATORIA

Oh santísima Virgen María, Reina del Rosario y Madre de misericordia, que te dignaste manifestar en Fátima la ternura de vuestro Inmaculado Corazón trayéndonos mensajes de salvación y de paz. Confiados en vuestra misericordia maternal y agradecidos a las bondades de vuestro amantísimo Corazón, venimos a vuestras plantas para rendiros el tributo de nuestra veneración y amor. Concédenos las gracias que necesitamos para cumplir fielmente vuestro mensaje de amor, y la que os pedimos en esta Novena, si ha de ser para mayor gloria de Dios, honra vuestra y provecho de nuestras almas. Así sea.

Rezar la oración del día correspondiente:

 

REZAMOS AHORA LAS ORACIONES DEL DÍA CORRESPONDIENTE QUE PODEMOS ENCONTRAR MÁS ABAJO.

 ORACIÓN FINAL

¡Oh Dios, cuyo Unigénito, con su vida, muerte y resurrección, nos mereció el premio de la salvación eterna! Os suplicamos nos concedas que, meditando los misterios del santísimo rosario de la bienaventurada Virgen María, imitemos los ejemplos que nos enseñan y alcancemos el premio que prometen. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

 

 —————————————————————————————————————————————————————–
DÍA PRIMERO

Penitencia y reparación

Comenzar con el ofrecimiento y la oración preparatoria.

ORACIÓN DE ESTE DÍA

¡Oh santísima Virgen María, Madre de los pobres pecadores!, que apareciendo en Fátima, dejaste transparentar en vuestro rostro celestial una leve sombra de tristeza para indicar el dolor que os causan los pecados de los hombres y que con maternal compasión exhortaste a no afligir más a vuestro Hijo con la culpa y a reparar los pecados con la mortificación y la penitencia. Dadnos la gracia de un sincero dolor de los pecados cometidos y la resolución generosa de reparar con obras de penitencia y mortificación todas las ofensas que se infieren a vuestro Divino Hijo y a vuestro Corazón Inmaculado.

Meditar y rezar la oración final.

 



DÍA SEGUNDO

Santidad de vida

Comenzar con el ofrecimiento y la oración preparatoria.

ORACIÓN DE ESTE DÍA

¡Oh santísima Virgen María, Madre de la divina gracia, que vestida de nívea blancura te apareciste a unos pastorcitos sencillos e inocentes, enseñándonos así cuánto debemos amar y procurar la inocencia del alma, y que pediste por medio de ellos la enmienda de las costumbres y la santidad de una vida cristiana perfecta. Concédenos misericordiosamente la gracia de saber apreciar la dignidad de nuestra condición de cristianos y de llevar una vida en todo conforme a las promesas bautismales.

Meditar y rezar la oración final.

  



DÍA TERCERO

Amor a la oración

Comenzar con el ofrecimiento y la oración preparatoria.

ORACIÓN DE ESTE DÍA

¡Oh santísima Virgen María, vaso insigne de devoción!, que te apareciste en Fátima teniendo pendiente de vuestras manos el santo Rosario, y que insistentemente repetías: «Orad, orad mucho», para alejar por medio de la oración los males que nos amenazan. Concédenos el don y el espíritu de oración, la gracia de ser fieles en el cumplimiento del gran precepto de orar, haciéndolo todos los días, para así poder observar bien los santos mandamientos, vencer las tentaciones y llegar al conocimiento y amor de Jesucristo en esta vida y a la unión feliz con Él en la otra.

Meditar y rezar la oración final.

 



DÍA CUARTO

Amor a la Iglesia

Comenzar con el ofrecimiento y la oración preparatoria.

ORACIÓN DE ESTE DÍA

¡Oh santísima Virgen María, Reina de la Iglesia!, que exhortaste a los pastorcitos de Fátima a rogar por el Papa, e infundiste en sus almas sencillas una gran veneración y amor hacia él, como Vicario de vuestro Hijo y su representante en la tierra. Infunde también a nosotros el espíritu de veneración y docilidad hacia la autoridad del Romano Pontífice, de adhesión inquebrantable a sus enseñanzas, y en él y con él un gran amor y respeto a todos los ministros de la santa Iglesia, por medio de los cuales participamos la vida de la gracia en los sacramentos.

Meditar y rezar la oración final.

 



DÍA QUINTO

María, salud de los enfermos

Comenzar con el ofrecimiento y la oración preparatoria.

ORACIÓN DE ESTE DÍA

¡Oh santísima Virgen María, salud de los enfermos y consoladora de los afligidos!, que movida por el ruego de los pastorcitos, obraste ya curaciones en vuestras apariciones en Fátima, y habéis convertido este lugar, santificado por vuestra presencia, en oficina de vuestras misericordias maternales en favor de todos los afligidos. A vuestro Corazón maternal acudimos llenos de filial confianza, mostrando las enfermedades de nuestras almas y las aflicciones y dolencias todas de nuestra vida. Echad sobre ellas una mirada de compasión y remediadlas con la ternura de vuestras manos, para que así podamos serviros y amaros con todo nuestro corazón y con todo nuestro ser.

Meditar y rezar la oración final.

 



DÍA SEXTO

María, refugio de los pecadores

Comenzar con el ofrecimiento y la oración preparatoria.

ORACIÓN DE ESTE DÍA

¡Oh santísima Virgen María, refugio de los pecadores!, que enseñaste a los pastorcitos de Fátima a rogar incesantemente al Señor para que esos desgraciados no caigan en las penas eternas del infierno, y que manifestaste a uno de los tres que los pecados de la carne son los que más almas arrastran a aquellas terribles llamas. Infundid en nuestras almas un gran horror al pecado y el temor santo de la justicia divina, y al mismo tiempo despertad en ellas la compasión por la suerte de los pobres pecadores y un santo celo para trabajar con nuestras oraciones, ejemplos y palabras por su conversión.

Meditar y rezar la oración final.

 



DÍA SÉPTIMO

María, alivio de las almas del purgatorio

Comenzar con el ofrecimiento y la oración preparatoria.

ORACIÓN DE ESTE DÍA

¡Oh santísima Virgen María, Reina del purgatorio!, que enseñaste a los pastorcitos de Fátima a rogar a Dios por las almas del purgatorio, especialmente por las más abandonadas. Encomendamos a la inagotable ternura de vuestro maternal Corazón todas las almas que padecen en aquel lugar de purificación, en particular las de todos nuestros allegados y familiares y las más abandonadas y necesitadas; alíviales sus penas y llévalas pronto a la región de la luz y de la paz, para cantar allí perpetuamente vuestras misericordias.

Meditar y rezar la oración final.

 



DÍA OCTAVO

María, Reina del Rosario

Comenzar con el ofrecimiento y la oración preparatoria.

ORACIÓN DE ESTE DÍA

¡Oh santísima Virgen María!, que en vuestra última aparición te diste a conocer como la Reina del Santísimo Rosario, y en todas ellas recomendaste el rezo de esta devoción como el remedio más seguro y eficaz para todos los males y calamidades que nos afligen, tanto del alma como del cuerpo, así públicas como privadas. Infundid en nuestras almas una profunda estima de los misterios de nuestra Redención que se conmemoran en el rezo del Rosario, para así vivir siempre de sus frutos. Concédenos la gracia de ser siempre fieles a la práctica de rezarlo diariamente para honraros a Vos, acompañando vuestros gozos, dolores y glorias, y así merecer vuestra maternal protección y asistencia en todos los momentos de la vida, pero especialmente en la hora de la muerte.

Meditar y rezar la oración final.

 



DÍA NOVENO

El Inmaculado Corazón de María

Comenzar con el ofrecimiento y la oración preparatoria.

ORACIÓN DE ESTE DÍA

¡Oh santísima Virgen María, Madre nuestra dulcísima!, que escogiste a los pastorcitos de Fátima para mostrar al mundo las ternuras de vuestro Corazón misericordioso, y les propusiste la devoción al mismo como el medio con el cual Dios quiere dar la paz al mundo, como el camino para llevar las almas a Dios, y como una prenda suprema de salvación. Haced, ¡oh Corazón de la más tierna de las madres!, que sepamos comprender vuestro mensaje de amor y de misericordia, que lo abracemos con filial adhesión y que lo practiquemos siempre con fervor; y así sea vuestro Corazón nuestro refugio, nuestro consuelo y el camino que nos conduzca al amor y a la unión con vuestro Hijo Jesús.

Meditar y rezar la oración final.

Fuente: http://www.devocionario.com

 

LAS APARICIONES DE LA VIRGEN

Primera aparición de la Virgen

13 de mayo del 1917

Estando Jugando en Cova de Iría los pequeños pastores vieron de repente una luz en el cielo como la de un relámpago. Pensando que venía una tormenta tomaron la decisión de volver a casa con el rebaño de ovejas. Por la mitad del camino vieron otro relámpago de luz y justo delante de ellos se apareció Nuestra Señora vestida de blanco. Más brillante que el Sol, así la describían los pastorcillos.

-No tengáis miedo. No os hago daño. .- les dijo la Virgen.

-He venido para pediros que vengáis aquí seis meses seguidos el día 13 a esta misma hora. Después diré quien soy y lo que quiero. Volveré aquí una séptima vez. .- siguió la Virgen.

Los pastorcillos, lejos de asustarse comenzaron a preguntarle si ellos iban a ir al Cielo, a lo que la Virgen respondió que sí. Y le preguntaron por otros conocidos suyo que ya habían fallecido, para saber si estos también habían ido al Cielo.

-¿Queréis ofreceros a Dios para soportar todos los sufrimientos que El quiera enviaros como reparación de los pecados con que El es ofendido y de súplica por la conversión de los pecadores? .- Les dijo la Virgen

-Si, queremos. .- Respondieron ellos.

-Tendréis mucho que sufrir, pero la gracia de Dios os fortalecerá.

Justo después de estas palabras, la Virgen abrió sus manos y una luz muy intensa que fluía de sus manos penetró en el pecho de los pastorcillos. Entonces por un impulso cayeron de rodillas al suelo y comenzaron a rezar:

-“Santísima Trinidad, yo te adoro. Dios mío, Dios mío, yo te amo en el Santísimo Sacramento”

-Rezad el rosario todos los días para alcanzar la paz en el mundo y el fin de la guerra. .- Terminó la Virgen.

Y al mismo tiempo comenzó a elevarse y como una luz desapareció a través de los astros. Los pastores decían haber visto abrirse el Cielo.

Segunda aparición de la Virgen

13 de junio del 1917

Al igual que en la primera aparición volvieron a ver un rayo de luz y al momento apareció Nuestra Señora, exactamente en el mismo sitio que la anterior vez.

-¿Qué es lo que me quiere? .- Preguntó Lucía.

-Quiero  que vengáis aquí el día 13 del mes que viene, que recéis el Rosario todos los días y que aprendáis a leer.

Los pastores le pidieron esta vez que los llevase al Cielo, a lo que la Virgen respondió:

-Sí, a Jacinta y a Francisco los llevaré en breve, pero tú te quedas aquí algún tiempo más. Jesús quiere servirse de ti para darme a conocer y amar. Quiere establecer en el mundo  la devoción a mi Inmaculado Corazón. A quien la abrazare prometo la salvación y serán querida sus almas por Dios como flores puestas por mí a adornar su Trono.

La Virgen volvió a abrir las manos como la primera vez, y la misma luz volvió a envolver a los pastorcitos, pero esta vez delante de la palma de la mano derecha de Nuestra Señora estaba un corazón rodeado de espinas que parecían clavarse en él. Entendimos que era el Corazón Inmaculado de María ultrajado por los pecados de la humanidad que necesitaba reparación.

Tercera aparición de la Virgen

13 de julio del 1917

Ese día volvieron al lugar de las apariciones tal como les había ordenado la Virgen. Una vez llegado a Cova de Iria, junto a la encina, y esta vez acompañadas de unas 4000 personas que estaban esperando y rezando el Rosario,  los pequeños pastores volvieron a ver el Rayo de Luz y al momento se apareció la Virgen sobre la encina.

-¿Qué es lo que quiere de mí? .- preguntó Lucía.

-Quiero que vengáis aquí el día 13 del mes que viene, y continuéis rezando el rosario todos los días en honra a Nuestra Señora del Rosario, con el fin de obtener la paz del mundo y el final de la guerra porque sólo Ella puede conseguirlo. .- continuó la Virgen

-Quisiera pedirle nos dijera quien es, y que haga un milagro, para que todos crean que usted se nos aparece. .- replicó Lucía.

-Continuad viniendo aquí todos los meses. En octubre diré quién soy y lo que quiero, y haré un milagro que todos han de ver para que crean. .-y coninuó.- Sacrificaos por los pecadores y decid muchas veces y especialmente cuando hagáis un sacrificio: “¡Oh, Jesús, es por tu amor, por la conversión de los pecadores y en reparación de los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María!”

Como al final de las otras apariciones la Virgen volvió a abrir las manos, la luz reflejada penetró como en la tierra y los pastores pudieron ver lo que parecía el infierno (“vimos un mar de fuego donde estaban sumergidos los demonios y las almas como si fuesen brasas transparentes y negras de forma humana, juntamente con nubes de humo que caían por todos lados, todo ello entre gritos y lamentos de dolor y desesperación que horrorizaban y hacían estremecer de pavor. Los demonios se distinguían  por sus formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos, pero transparentes como negros tizones en brasa.”) donde los pastorcillos se asustaron y volvieron las vista a la Virgen de nuevo.

-Habéis visto el infierno, donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlas Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si hacen lo que yo os digo se salvarán muchas almas y tendrán paz. La guerra terminará, pero si no dejan de ofender a Dios, en el reinado de Pío XI (Pio XI fue papa entre 1932 y 1939 y durante esos años se gesta la Segunda Guerra Mundal) comenzará otra peor. Cuando viereis una noche alumbrada por una luz desconocida sabed que es la gran señal que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus crímenes por medio de la guerra del hambre, de la persecución de la Iglesia y del Santo Padre. Para impedir eso vendré a pedir la consagración  de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora de los primeros sábados. Si atendieren mis deseos, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones de la Iglesia. Los buenos serán martirizados; el Santo Padre tendrá que sufrir mucho; varias naciones serán aniquiladas. Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo algún tiempo de paz. En Portugal el dogma de la fe se conservará siempre. .- termino la Virgen.

– Cuando recéis el rosario decid después de cada misterio “Oh, Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, lleva todas las almas al Cielo, especialmente las más necesitadas” .- al terminar esto se volvió a elevar como las anteriores veces y desapareció en el firmamento.

Cuarta aparición de la Virgen

19 Agosto (Valiños)

La cuarta aparición de la Virgen no se realizó el día 13 como los meses anteriores porque el Administrador del Consejo apresó y llevó a Vila Nova de Ourem a los pastorcitos con la intención de obligarles a revelar el secreto. Los apresó en la administración y en el calabozo municipal con otros presos con los que llegaron a rezar el rosario. El Administrador, para amedrentarlos, mandó preparar una caldera de aceite hirviendo y dijo a los pequeños pastores que los metería dentro si no les contaba los que les pedía, pero las pastorcillos tampoco dijeron nada, preferían morir antes que desvelar el secreto que les había dicho la Virgen. Como fué imposible sacarles cosa alguna, el día 15 de agosto los llevaron a Fátima de nuevo.

Y el día 19 de Agosto, pastoreando los tres pequeños en Valinhos se les volvió a aparecer la Virgen.

-¿Qué es lo que quiere usted? .- preguntó Lucía.

-Deseo que sigáis yendo a Cova de Iría en los días 13, que sigáis rezando el rosario todos los días. El último mes haré el milagro para que todos crean.

-¿Qué quiere usted que se haga con el dinero que la gente deja en Cova de Iría? .- replicó Lucía

-Hagan dos andas, una para ti y Jacinta, para llevarlas con dos chicas más vestidas de blanco y otra que la lleve Francisco con tres niños más. El dinero de las andas es para la fiesta de Nuestra Señora el Rosario, y lo que sobre es para ayuda de una capilla que se debe hacer. -dijo la Virgen.

Después los pastorcitos pidieron a la Virgen por alguna gente enferma y por último la Virgen les indicó:

-Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, porque muchas almas van al infierno por no terner quien se sacrifique y rece por ellas.

Una vez dicho esto se elevó como veces anteriores y desapareció a través de los cielos.

Quinta aparición de la Virgen

13 de Septiembre de 1917

Ese día fueron los pastorcillos a Cova de Iría tal y como les había mandado la Virgen. Esta vez estaban acompañados por unas 30000 personas que apenas los dejaban avanzar, se les postraban delante para que intercedieran por sus necesidades ante Nuestra Señora. Otros gritaban desde lo lejos al no poder acercarse a ellos. Allí aparecían todas las miserias de la pobre humanidad y algunos gritaban subidos a los árboles y a las tapias con el fin de vernos pasar.

Por fin llegamos a Cova de Iría y al alcanzar la encina comenzamos a decir el rosario con la gente. Un poco más tarde vimos el reflejo de luz y acto seguido, sobre la encina, a Nuestra Señora, que dijo:

-Continuad rezando el rosario para alcanzar el fin de la guerra. En octubre vendrá también Nuestro Señor, Nuestra Señora de los Dolores y del Carmen, San José con el Niño Jesús para bendecir el mundo. Dios está contento con vuestros sacrificios, pero no quiero que durmáis con la cuerda puesta; llevadla sólo durante el día. .- y continuó .- En octubre haré el milagro para que todos crean.

Y comenzó a elevarse, desapareciendo como de costumbre.

Sexta aparición de la Virgen

13 de Octubre de 1917

Ese día había muchísima gente (unas 70.000 personas), bajo una lluvia torrencial. Los pastorcillos volvieron a pasar por medio de la multitud con mucha dificultad. Por el camino, las escenas del mes pasado, más numerosas y conmovedoras. Ni el barro de los caminos impedía a la gente arrodillarse en actitud humildad y suplicante ante los pequeños pastores.

Llegados ya a Cova de Iría, junto a la encina donde se había aparecido la Virgen en las anteriores apariciones, los pastorcillos comenzaron a rezar el Rosario acompañados por todos los que allí estaban. En seguida la Virgen apareció sobre la encina.

-¿Qué es lo que usted me quiere? .- dijo Lucía.

-Quiero decirte que hagan aquí una capilla en honor mío, que soy la Señora del Rosario, que continúen rezando el Rosario todos los días. La guerra está acabándose y los soldados volverán pronto a sus casas. .- respondió la Virgen

Y tomando aspecto más triste dijo:

-Que no ofendan más a Dios Nuestro Señor, que ya está muy ofendido.

Abriendo sus manos las hizo reflejar en el sol, y en cuanto se elevaba continuaba el brillo de su propia luz proyectándose en el sol.

-Miren al sol .- grito Lucía a la multitud inducida por un impulso interior, tal como nos explicaba después la pequeña Lucía.

Se da entonces el milagro del sol prometido tres meses antes, como prueba de la verdad de las apariciones de Fátima. La lluvia cesa y el sol por tres veces gira sobre sí mismo, lanzando a todos los lados fajas de luz de variados colores: amarillo, lila, anaranjado y rojo. Parece a cierta altura desprenderse del firmamento y caer sobre la muchedumbre. Al cabo de diez minutos de prodigio toma su estado normal. Entretanto, los pastorcitos eran favorecidos por otras visiones.

Después de desaparecer Nuestra Señora en la inmensidad del firmamento, los pastorcillos vieron al lado del sol a San José con el Niño y a Nuestra Señora vestida de blanco con un manto azul. San José con el Niño parecían bendecir al mundo, pues hacían con las manos unos gestos en forma de cruz.

Poco después, pasada esta Aparición, vieron a Nuestro Señor y a Nuestra SEÑORA, según los pastorcillos en forma de la Virgen de los Dolores. Nuestro Señor parecía bendecir al mundo de la misma forma que San José.

Se disipó esta Aparición y ahora según nos cuenta Lucía le parecía ver todavía a Nuestra Señora en forma semejante a Nuestra Señora del Carmen.


Para la narración de estas apariciones en Fátima hemos tomado como referencia el libro  “El mensaje de Fátima, Habla Lucía”   Ediciones “SOL DE FÁTIMA”  Gran Avenida 35 Orcasitas 28041 Madrid.   68 edición con 19.500.000 ejemplares

LA APARICION DEL ANGEL A LOS PASTORCILLOS DE FATIMA

LAS APARICIONES DEL ÁNGEL

Primera aparición del Ángel:

En la primavera del año 1916, a los pastorcillos se le aparece el ángel por primera vez en “Loca de Cabeço”.Así los describía Lucía: “…una luz mas blanca que la nieve, distinguiéndose la forma de un Joven transparente y más brillante que el cristal traspasado por los rayos del sol …”

Se les acercó y sólo les dijo: “No temáis. Soy el Angel de la Paz ¡Orad conmigo¡”

Y arrodillados rezaron la Oración del Angel:

“Dios mío, yo creo, adoro, espero y Os amo. Os pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no Os aman.”
“Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Os adoro profundamente y Os ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los sagrarios de la tierra, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón y del Corazón Inmaculado de María, os pido la conversión de los pobres pecadores.”

Una oración totalmente orientada a pedir por todos los pecadores. Así les ayudó el ángel a preparar la venida de la Virgen y nos enseña la importancia de rezar por toda esa gente que ni cree en Dios, ni lo adoran, ni lo esperan y tampoco lo aman.

El otro mensaje que les dejó el Ángel a los pequeños pastores en la primera aparición fue el siguiente:

“Orad, los Corazones de Jesús y María están atentos a la voz de vuestras súplicas.”

Este mensaje es también muy importante y tiene que comprometernos mucho más con la devoción a los “Sagrados Corazones”. Tal como dice el Ángel los Sagrados Corazones están atentos a la voz de nuestras súplicas.

 Segunda aparición del Ángel:

En el verano de 1916, junto al pozo de la quinta de Arneiro, el ángel se les vuelve a aparecer a los pastores:

-Rezad, rezad, rezad mucho! Los Corazones de Jesús y María tienen sobre vosotros designios de misericordia ¡Ofreced constantemente oraciones y sacrificios al Altísimo!

El ángel vuelve a incidir en la necesidad de ofrecer oraciones y sacrificios como acto de reparación por los pecados del mundo y para pedir por la conversión de los pecadores. A partir de ese momento los pastorcillos aumentan las horas que dedicaban a la oración y empiezan a ofrecer pequeños sacrificios personales a los Sagrados Corazones.

 Tercera aparición del Ángel:

Sobre finales de Septiembre (principios de Octubre del 1916), mientras los pastores pasaban desde Pregueira a la cueva llamada Lapa (Loca de Cabeço), tuvo lugar la tercera aparición del Ángel.

Esta vez tenía entre sus manos un Cáliz, sobre el cual estaba suspendida una Hostia de la que caían gotas de sangre y se introducían en el Cáliz. Dejando el Cáliz y la Hostia suspendidas en el aire, el Ángel se postro en tierra y repitió tres veces la siguiente oración:

-“Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que El mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores”

Una vez terminada la oración dio la Hostia a Lucía, y el contenido del Cáliz a Jacinta y Francisco al mismo tiempo que decía:

-“Tomad el Cuerpo y bebed la Sangre de Jesucristo, horriblemente ultrajado por los hombres ingratos. Reparad sus crímenes y consolad a Vuestro Dios”

 

Repaso a las tres apariciones del Ángel

Antes de empezar a contar como sucedieron las apariciones de Nuestra Madre la Virgen María a estos pequeños pastores, quiero resaltar las ideas más importantes que nos dejaron las apariciones del Ángel.

1) La función del Ángel era preparar a los pastorcillos para poder recibir posteriormente a la Virgen, con los corazones entregados sin reservas a Dios nuestro Señor y con una devoción sin igual a los Sagrados Corazones de Jesús y María.

2) El Ángel enseña a orar a los pastores. Les enseña la necesidad de pedir por los pecadores y por la conversión de estos. Les enseña a adorar a Dios, a la Santísima trinidad, a la Eucaristía presente en todos los Sagrarios de la Tierra y como la devoción al Santísimo Corazón de Jesús y al Corazón Inmaculado de María les puede ayudar a conseguir la salvación de muchos pecadores, y más adelante, muchos más milagros.

3) El Ángel les enseña a ser constantes en sus oraciones: “Rezad, rezad, rezad mucho!” les decía el Ángel.

4) El Ángel, antes de que los pequeños pastores presenciara a la Virgen, proviene a estos con el sacramento de la Sagrada Eucaristía.

Al mismo tiempo, que a los pastores, el Ángel también nos enseña a todos los católicos lo que tenemos que hacer para estar más cerca de Dios y de Nuestra Madre la Virgen María. Una entrega total a Dios, una gran devoción a los Sagrados Corazones y a la Santísima Trinidad, la oración diaria y la participación en la Sagrada Eucaristía nos ayudarán con creces a ello.

ROSARIO Y SANTA MISA EN HONOR A NUESTRA MADRE

A %d blogueros les gusta esto: